Artículos

Ashikaga Gakko, cuna de la educación en Japón

Ashikaga es hoy un importante centro comercial e industrial, pero pasó a la historia como el lugar de nacimiento de la educación en Japón

Compartir

Ashikaga Gakko, la cuna de la educación en Japón

Institución fue creada en el año 832 y sirvió como referencia para la educación japonesa

Localizada al norte de Tokio, Ashikaga es actualmente un centro comercial e industrial muy importante de Japón. Aunque suele estar asociada a la producción del Ashikaga Meisen, una tela de seda que se volvió muy popular gracias a los innovadores diseños y precios accesibles, la ciudad también es reconocida como cuna de la educación japonesa.

No se sabe exactamente la fecha de fundación de Ashikaga Gakko, la escuela más antigua de Japón, pero se estima que fue creada por el poeta Ono no Takamura en el año 832. Los primeros registros oficiales relacionados con ese lugar, sin embargo, datan del año 1410, mientras que el entonces misionero San Francisco Xavier se refirió a este lugar en 1549 llamándolo "la universidad más grande y más conocida del este de Japón".

+ Conozca Washi-no-Sato, la villa dedicada a la producción de papel artesanal

Por aquel entonces, más de 3.000 alumnos asistían a Ashikaga Gakko para recibir clases de confucionismo, medicina china, oráculo y estrategia militar, entre otros temas. Además de educación gratuita, los alumnos también tenían acceso a una biblioteca con más de 12.000 volúmenes, incluyendo libros y documentos históricos.

Ashikaga Gakko es hoy una atracción turística

Tras dar por finalizadas sus actividades, en el año 1872, las instalaciones de la escuela pasaron por una restauración en 1990. Actualmente, se puede visitar este importante patrimonio cultural y conocer de cerca un poco de su historia y la importancia para la educación del país. Entre las atracciones que se destacan en el campus podemos citar los tres portones que conducen al edificio principal, todos construidos en 1668 y con un significado que corresponde al camino de la virtud que la educación ofrece.

Quienes piensan visitar Ashikaga no pueden dejar de hacerse un tiempo para conocer otras atracciones de la ciudad. Continuando en la pista de la historia, el Templo Bannaji, fundado por Yoshikane Ashikaga alrededor de 1196, mantiene desde entonces su bella arquitectura de la Era Kamakura (1192-1333). Reconocido como Lugar Histórico Nacional desde 1922, es un popular destino para presenciar el brote floral de los cerezos en la primavera y el del Ginkgo amarillo en el otoño.

Templo de Bannaji

+ Entienda la Baika, floración de ciruelos que anuncia la primavera

Otro punto interesante es el Santuario Orihime, que llama la atención por su fachada lacada de rojo, rodeada del verde de los árboles. A pesar de que la construcción original se erigió en otro lugar, fue transferida para el Monte Hagatami (actualmente Monte Orihime) en el año 1879. Tras su destrucción en un incendio al año siguiente, se reconstruyó para continuar reverenciando a los dioses guardianes de la hilandería. Es allí también que se encuentra el punto de partida y de llegada de un sendero muy popular.

+ En Nagano, humanos y simios aprovechan los baños relajantes de las aguas termales

El Parque de las Flores de Ashikaga es un espectáculo aparte

También entre las bellezas naturales, el Parque de las Flores de Ashikaga es otro orgullo local que no puede faltar en un tour por la ciudad. Ese enorme jardín, que se extiende por un área de 9.300 hectáreas, cuenta con glicinas de 130 años y azaleas Kurume de 60 años, así como con hortensias e iris, que conforman un escenario deslumbrante.

Parque das Flores de Ashikaga

Las glicinas, que van del blanco al violeta, pasando por el rosado y el lila, forman parte de un túnel floral de 80 metros. Todos los años, entre los meses de octubre y febrero, el evento Jardín de las Flores Iluminadas deja el parque con un aire más mágico. Hay más de 5 millones de luces LED que forman paisajes temáticos.

Parque das Flores de Ashikaga

Si uno siente hambre, se sugiere probar la pasta sobá preparada al estilo local, con ingredientes característicos de cada estación del año. En Ashikaga, los aderezos no se mezclan a la sopa ni como acompañamiento, sino que se mezclan directamente en la pasta, durante el proceso de amasado. Las fresas dulces y grandes (la ciudad es la mayor productora de esta fruta en Japón) son una excelente opción de postre.

Parque das Flores de Ashikaga
Volver Arriba